lunes, 7 de mayo de 2007

“Hay tantos cuadros como ojos capaces de ver.”
Sam Francis

LA LENGUA BÍFIDA

Como en la vida misma, hay razones y emociones en el arte, que nos dejan sin habla. Y cuando no se habla, o se piensa, o se siente. O se pinta. Y lo no hablado es materia del pincel y su discurso si la pintura tiene objeto en que manifestarse y una lengua bífida de aceite y óleo, como la pintura de Antonio Ortega, que piensa antes de pintar y siente mientras pinta.

Los rasgos formales – más bien informales y abstractos – de esta exposición, nos sacan pronto de dudas: lo esencial no tiene forma definida; el principio básico de todo elemento es su sustancia. Mas la sustancia , es vértigo en pintura. La dialéctica principal viene ya planteada desde la elección de los formatos. Si la dimensión cuadrada es el continente que nos remite al orden estructural, el contenido, sin embargo, es redondo, circular, esférico. Cada obra, mejor, cada elemento, es forma indisociable con la unidad. Parte y todo conforman una misma sustancia natural: pintura.

2 comentarios:

Pepe dijo...

Grata sorpresa encontrarme con este blog. Un saludo Antonio.

mirifice dijo...

Hola Antonio!
Soy Eva Muñoz de la escuela!!
Ha sido una sorpresa encontrar tu blog!!
La verdad es que me encantan tus cuadros, sobre todo me ha gustado el titulado "Horizonte"
Yo me dedico al arte más banal, pero para mi igualmente satisfactorio!!jeje
Te invito a conocer mi blog!!
Un gran besoteeee!!!
Eva