miércoles, 27 de marzo de 2013

OBRAS DEL 2013





Alimento para alma 

En mi proceso de evolución artística he pasado por diferentes modos de expresión, paralelos a mi propio desarrollo personal y visión del mundo y de la humanidad.Una y otro vez surge la pregunta ¿qué es el arte?, ¿qué significa para mí?, ¿qué tengo yo que aportar?, ¿qué se mueve hoy en el terreno artístico?, ¿qué necesita hoy el mundo?A todas estas preguntas son mis obras un intento de respuesta; ellas hablan lo que yo con mis palabras no soy capaz de expresar. 
                                                   
Una intuición, un poema, un sentimiento, una impresión me hacen sumergirme en la creación, en ese primer acto de voluntad que conlleva todo proceso creativo. 

Tras ese primer impulso, mi yo se repliega y deja lugar a ese ser en desarrollo que es la obra recién esbozada, intuida, emergida. Y, como si de un recién nacido se tratase, escucho e intuyo a ese ser en devenir que está ante mí, todavía separado de mí pero con el cual mi alma anhela vincularse.

Entramos en un diálogo cuyos elementos son el color y la forma. Dejo que el cuadro hable por sí mismo, con preguntas y respuestas que exigen la intervención de mi pensamiento, de mis nociones adquiridas y ahí empieza esa lucha, larga, a veces muy larga y dura. La lucha que se repliega hacia mi mismo, una lucha de poderes: el uso  de lo conceptual, el sentimiento de desvinculación y de incomprensión para con la obra, el deseo de soberanía sobre el cuadro…Sin ideas preconcebidas, sin imágenes concluidas, tan solo espero que se produzca ese maravilloso momento en el que la obra actúa directamente en mi alma, que me habla sin necesitarme: La culminación, el cuadro habla por sí mismo, es independiente de mí.


                                          Beatriz Rubio




Cortijo. 23x23 cm


Olivar. 64,5x19 cm


Campo y olivos. 38x26 cm


Perfiles. 63x25 cm


Apunte. 41x30 cm


Atardecer. 41x27,5 cm


Meseta. 41x18,5 cm


Campo dorado. 40x23 cm


Contraste. 48x33 cm


Intenso. 48x38 cm


Cae la noche. 17x21,5 cm


Día de enero. 45,5x33,5 cm


Espacios compartidos. 36x34 cm


Espacios compartidos II. 34,5x24 cm


Espacios compartidos III. 30,5x19,5 cm


Espacios compartidos IV. 28,5x27 cm


Ilusión. 40x18 cm


Lugares comunes. 56x25,5 cm


Marisma. 48x33,5 cm


Junio. 35x24,5 cm 


Octubre. 53,5x25,5 cm


Olor a tierra. 39,5x26 cm


Olvidado. 33x34 cm


Periferia. 54,5x35 cm


Plomizo. 59x39 cm


Por la granja. 32x33,5 cm


Tierra tostada. 45x29 cm


Pradera. 33x18 cm


Urbe. 51x22,5 cm


Fluido verano. 56x21 cm


Espacio abierto. 58x19 cm


A lo lejos. 64x21,5 cm


Septiembre. 68x22,5 cm


Febrero. 55,5x21 cm


Lluvia. 64x21,5 cm


Complementarios. 39,5x8,5 cm


Atmósfera. 40x8 cm


En gris. 36,5x13 cm


Blanco y negro. 40,5x10,5 cm


Perfil. 39,5x9 cm


Tormenta. 40x9,7 cm


Villa II. 40x9,5 cm


Villa I. 40x9,2 cm


Tras las vallas. 67x24 cm







1 comentario:

José Ato dijo...

Me gusta mucho esta serie de acuarelas tan sugerentes...