miércoles, 27 de marzo de 2013

PEQUEÑO FORMATO


Debéis tener presente que el cuadro de pequeño formato no desmerece en absoluto la obra de arte en sí misma. 

Tanto los grandes artistas del pasado como de la actualidad siempre le han atribuido un gran valor artístico y, en muchas ocasiones, por encima de la obra de gran formato. 

Una obra de arte no es más grande ni más pequeña por sus dimensiones, sino que lo es por su contenido. 

La principal virtud de estas pequeñas obras radica en que casi siempre son la fuente de donde mana la primera idea, el primer impulso creador del artista, de la que posteriormente puede surgir la obra de gran formato, la obra final. 

Este primer impulso creativo contiene la esencia, la fuerza y la espontaneidad que brota del interior, de la parte más espiritual del artista, por lo cual su frescura, su color y su trazo son irrepetibles y únicos.
                                                         
G. Martí Ceballos




Índigo. 19,5x19,5 cm


Monasterio. 19,5x19,5 cm


Noche azul. 19,5x19,5 cm


Perfil azul. 19,5x19,5 cm

Tierras rojas. 17x17 cm


Aldea. 17x17 cm




Viridiana. 17,5x17,5 cm


Aguamarina. 17,5x17,5 cm


Paisaje manchego. 25x17 cm


Difuso. 36x11,5 cm.


Arenal. 21x16,5 cm.


Camino a casa. 15,5x16,5 cm.


Ambiental. 15,5x16 cm.


Nocturno. 16,5x16,5 cm.


Haciendo camino. 16x17 cm.


Tarde lluviosa I. 16x19 cm.


Tarde lluviosa II. 17x13,5 cm.


Espacio natural III.  25x8 cm.


Espacio natural I.  24,7x8,5 cm.


Espacio natural II.  25x8,5 cm.


Espacio natural IV.  25x9,8 cm.


Espacio natural VI.  19,5x7 cm.


Espacio natural V.  26,5x9,5 cm.


Espacio natural VII.  19x6,5 cm.


Marisma. 40,7x6,5 cm.


Otoño. 27,5x7,3 cm.


Pequeño bosque. 36x5,5 cm.


Perfil dorado. 21x9 cm.


Perímetro añil. 28x8 cm.







No hay comentarios: